Ideas generales de los contratos de formación.

Contratos de formación y aprendizaje

Formación Dual es el conjunto de acciones e iniciativas formativas que tienen por objeto la cualificación profesional de las personas, combinando los procesos de enseñanza y aprendizaje en la empresa y en el centro de formación. En el pasado siglo la Formación Dual se implantó en algunos países europeos, en principio en Alemania, Austria, Suiza y Dinamarca; y posteriormente se aplicó a otros como Holanda, Francia o el Reino Unido. Info completa en www.aenoa.com

En España la figura jurídica del Contrato de Aprendizaje o posteriormente denominada como contrato para la Formación, cuenta con una larga trayectoria y ha ido evolucionando desde su inicio. La llamada “Formación Profesional Dual” y su principal instrumento “el contrato para la Formación y el Aprendizaje”, es una buena estrategia para corregir el desequilibrio entre la formación adquirida en los estudios y las tareas a llevar a cabo en las empresas.

Con este sistema la relación que se produce entre las empresas, los Centros de Formación y los alumnos, crea un estado de cooperación que es esencial para asumir los nuevos retos a los que se enfrenta el mercado laboral en la actualidad, evitando desigualdades entre la enseñanza y las competencias demandadas por los empresarios.

Las empresas deben valorar la formación de aprendices no como un coste para ellas sino como una inversión rentable a corto y medio plazo. Por otra parte, los centros de formación, que son la otra cara necesaria de este modelo, deben tener una mayor vinculación con las empresas y contar con los recursos necesarios para poder llevar un seguimiento completo de los aprendices en el ámbito laboral.

 

Evaluación del aprendizaje en los Certificados Modalidad de Teleformación

La importancia de la evaluación en el elearning

Los tutores-formadores que impartan las acciones formativas llevarán a cabo una evaluación continua del alumnado, que será realizada por módulos o por unidades formativas, con objeto de comprobar los resultados de aprendizaje y la adquisición de las competencias profesionales.

La evaluación se desarrollará de manera sistemática, ajustándose a una planificación previa en la que constarán, al menos, para cada módulo o unidad formativa, una estimación de las fechas previstas para la evaluación, los espacios donde se llevará a cabo, los instrumentos de evaluación que serán utilizados y la duración que conlleva su aplicación.

En la planificación de la evaluación de la modalidad de teleformación se especifica toda la labor que deben realizar los tutores-formadores, donde se detalla todo el proceso de seguimiento del proceso de enseñanza-aprendizaje de cada módulo formativo.

El proyecto formativo definirá los criterios de evaluación establecidos de forma cuantificada de cada una de las actividades que intervienen en el proceso de aprendizaje.

La evaluación durante el proceso de enseñanza-aprendizaje se realiza teniendo en cuenta los resultados obtenidos en la valoración de las actividades y trabajos realizados en la plataforma virtual de forma individual y/o colaborativa. Además, se valora el grado de participación del alumno a través de las herramientas de comunicación que sea necesario utilizar para lograr los resultados de aprendizaje, tales como foros, chats, debates u otras. Igualmente, si el módulo formativo incluye sesiones presenciales, también se incluirá la valoración de las actividades y trabajos realizados en las tutorías presenciales. Esta nota supondrá un 30% de la nota final del módulo formativo.

La evaluación final del módulo se llevará a cabo mediante una prueba final de carácter presencial y global referida al conjunto de las capacidades y criterios de evaluación de dicho módulo. Para presentarse a la prueba final del módulo formativo, los participantes deberán haber realizado todas las actividades de aprendizaje establecidas para dicho módulo. Esta nota supondrá un 70% de la nota final del módulo formativo, y el alumno debe obtener una nota mínima de 5.

El aprendizaje de los alumnos finalizados debe estar en la materia y contenidos que han asimilado, en los conocimientos practicados, en las destrezas y habilidades utilizadas. Al final de la formación, el alumno debe demostrar la adquisición de las competencias profesionales que corresponde a cada módulo formativo.

Para obtener la acreditación de las unidades de competencia, será necesario superar con evaluación positiva, en términos de apto, los módulos formativos asociados a cada una de ellas. Los métodos e instrumentos de evaluación se adecuarán a la naturaleza de los distintos tipos de resultados a comprobar y se acompañarán de los correspondientes soportes para su corrección y puntuación, de manera que se garantice la objetividad, fiabilidad y validez de la evaluación.

Los tutores-formadores y los formadores deben redactar documentalmente el resultado de todas las pruebas realizadas por los alumnos, y las soluciones obtenidas en cada uno de los módulos formativos, en la que se incluirá el desempeño de cada alumno en los distintos instrumentos de evaluación aplicados, con las correcciones y puntuaciones obtenidas en los mismos.

El acta o documento de la evaluación, que estará firmada por el tutor-formador y por la persona responsable del centro o entidad en la que la acción formativa se haya impartido, incluirá la identificación de los alumnos con nombre, apellidos, DNI y resultados en cada uno de los módulos o unidades formativas, en términos de “apto” o “no apto”.

En el Acta de evaluación se incluirá la información del certificado de profesionalidad, código y denominación, duración del certificado en horas, fechas de impartición, centro de formación, dirección, nombre de todos los alumnos, puntuación de cada unidad formativa y cada módulo (no apto, apto -suficiente, apto-notable, apto-sobresaliente).

Al finalizar un curso es necesario redactar el acta de evaluación, que reflejará las calificaciones finales obtenidas en términos de “no apto” o, “apto” con las siguientes valoraciones:

-“Apto” (Suficiente): si la puntuación final del módulo es de 5 a 6,9.

- “Apto” (Notable): si la puntuación final es de 7 a 8´9.

- “Apto” (Sobresaliente): si la puntuación final es de 9 a 10.

Oferta formativa para trabajadores desempleados

La oferta formativa para desempleados tiene por objeto ofrecer una formación ajustada a las necesidades formativas individuales y del sistema productivo, que intenta ayudar a la adquisición de las competencias requeridas en el mercado de trabajo y mejorar su empleabilidad. Para ello se tendrá en cuenta el perfil del trabajador elaborado por los servicios públicos de empleo conforme a lo previsto por la Cartera Común de Servicios del Sistema Nacional de Empleo.

La oferta formativa para trabajadores desempleados se desarrollará mediante:

- Programas de las administraciones dirigidos a cubrir las necesidades formativas detectadas en los itinerarios personalizados de inserción y en las ofertas de empleo.

- Programas específicos para la formación de personas con necesidades formativas especiales o con dificultades para su inserción o recualificación profesional.

- Programas formativos que incluyan compromisos de contratación.

Asimismo, las acciones formativas incluidas en dicha oferta podrán estar orientadas al fomento del autoempleo y de la economía social, así como contemplar la realización de prácticas profesionales no laborales en empresas.

Con carácter general, la oferta formativa dará prioridad a los desempleados con bajo nivel de cualificación e incluirá preferentemente acciones dirigidas a la obtención de Certificados de Profesionalidad. Además de otras que se programen según las necesidades de cualificación de los desempleados, de las competencias requeridas por el mercado de trabajo y de las ocupaciones y sectores con mayores perspectivas de empleo.

AENOA pone fin a la novena edición del Congreso Nacional de Formación Continua

Los asistentes disfrutaron de 40 horas de formación de la mano de 70 ponentes.

AENOA Formación Continua organizó el IX Congreso Nacional de Formación Continua los días 03-05 de marzo en Madrid. Bajo el lema “El cambio de rumbo en la formación continua”, se desarrolló este evento que reunió a 70  ponentes encargados de informar a los participantes durante 40 horas dedicadas a la formación.

Dos salas dividieron a los asistentes durante las dos primeras jornadas (días 3 y 4 de marzo): Sala Aenoa y Sala Expoformación. En ellas, todos los interesados disfrutaron de debates, propuestas, ponencias, talleres, novedades formativas y nuevas líneas de negocio para las empresas. Además: charlas, píldoras, mesas redondas y turno de preguntas para resolver dudas. Cambio de rumbo en la Formación Continua, Nueva Normativa de Formación Profesional para el Empleo, Contratos de Formación y Aprendizaje, Costes Formación Programada,  fueron entre otros, los puntos clave de este IX Congreso Nacional de Formación Continua.

Por otra parte, en la Zona Stands, habilitada para la recepción de personas interesadas en establecer un contacto directo y personal con los  proveedores de formación, estuvo formada por un total de 18 empresas. Sin olvidar el Simposium de formación en Prevención en Riesgos Laborales donde reunieron varios expertos y expusieron y detallaron todas las novedades en PRL.

En el viernes 4 y el sábado 5 de marzo tuvo lugar las jornadas de cursos,  en el que se impartieron los siguientes: Nuevas estrategias y líneas de negocio 2016 para centros de formación, Gestión de la Formación Programada para las empresas, Auditoría y casos prácticos de costes de la Formación Programada y La Evolución de la modalidad distancia al elearning.

 

De esta manera, AENOA clausura el Congreso Nacional que contará con la décima edición en su próxima celebración, y cuyas novedades puedes ver enwww.aenoa.com.

Cursos complementarios al 9º Congreso Nacional de Formación

El 9º Congreso Nacional de Formación Continua lo organiza Aenoa durante los días 3, 4 y 5 de marzo en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, junto a IFEMA. Ponencias, charlas, mesas redondas, píldoras, cursos y casos de éxito que conforman un auténtico cuaderno de bitácoras.

Se celebran cuatro cursos diferentes los días 4 y 5 de marzo:

1. Curso "Nuevas estrategias y líneas de negocio 2016 para centros de formación". Día 4 de marzo.

En este curso se conocerán los conceptos claves de las nuevas líneas de negocios para los centros de formación, como son los Certificados de Profesionalidad, Contratos de Formación, Formación privada homologada, Formación acreditable, exportar formación, y otras líneas estratégicas.

2. Curso "Gestión de la Formación Programada. Nivel I". Día 4 de marzo.

Se analizarán todas las perspectivas de la Formación Continua y Formación Profesional para la Empresa en su línea de Demanda o Bonificada, con especial incidencia en la gestión, documentación, aplicación informática, justificación económica, gastos, incidencias en la impartición, novedades y cambios en la normativa legal.

3. Curso "Auditoría y casos prácticos de costes de la Formación Programada. Nivel II". Día 5 de marzo.

El curso dará a conocer la normativa de un modo profundo, identificar las necesidades de los alumnos, trabajar de forma práctica en la gestión de los costes, facturación, asignación de costes en función del presupuesto y crédito de formación del Departamento de Personal, así como controlar toda la gestión documental y conciliaciones recibidas en 2016.

4. Curso "La Evoluación de la modalidad distancia al elearning". Día 5 de marzo.

Se conocerán los conceptos claves en los cursos modalidad online (Teleformación), su aplicación a la Formación Programada, certificados de profesionalidad, los contratos de formación y aprendizaje, y su normativa reguladora. Se analizarán la estructura y contenidos y desarrollo de la modalidad elearning.

INFORMACIÓN Y RESERVAS:

También en los teléfono 91.737.15.16 y 685.800.800

Concepto y ventajas de la plataforma o campus virtual

Se puede definir una “Plataforma de Elearning o Campus Virtual” como un programa informático que sirve para crear, gestionar y distribuir actividades formativas a través de Internet. Son aplicaciones que facilitan la creación de entornos de enseñanza-aprendizaje, inte­grando materiales didácticos y herramientas de comunicación, colaboración y gestión educativa.

Como se vio anteriormente, la formación online o elearning utiliza como instrumento de trabajo el llamado “campus o plataforma virtual”. Es un sistema que ofrece la ejecución de diversas aplicaciones bajo un mismo entorno, permitiendo que los usuarios accedan a ellas a través de Internet.

Las plataformas de teleformación ya llevan tiempo funcionando, aunque al principio tardaron en ser usadas. Se han desarrollado mucho en la última década en las Universidades con la finalidad de dar formación a los estudiantes ante las ventajas que conlleva para alumnos y profesores aprovechar las nuevas tecnologías a través de sus diferentes herramientas y aplicaciones. Hoy en día todas las Universidades las emplean, incluyendo las de modalidad presencial.

No obstante los campus virtuales han dejado de ser una herramienta exclusiva de las Universidades extendiéndose a enseñanzas oficiales medias, y sobre todo en los últimos años a la Formación para el Empleo.

Los campus virtuales intentan simular las mismas condiciones de aprendizaje que se realizan en un aula presencial permitiendo la interacción entre los propios alumnos y también entre alumnos con el profesor/tutor.

La Plataforma Tecnológica, también conocida como LMS (Learning Management System), consiste en un software para servidores de Internet que integra una serie de herramientas que permiten gestionar cursos, también denominados EVEA (Entornos Virtuales de Enseñanza y Aprendizaje).

Las ventajas del campus virtual son:

  • Gran flexibilidad de la formación en tiempo y espacio: Los alumnos pueden organizar sus estudios y resolver sus dudas en cualquier momento. Por ejemplo, un alumno puede entrar en el campus y dejar planteadas sus cuestiones y tener las respuestas con cierta agilidad para cuando vuelva a entrar.
  • Permite el completo seguimiento de la acción formativa: Por ejemplo, el docente puede controlar la evolución de la clase, si avanza o se estanca, si se proponen ideas o si se entregan las actividades. El seguimiento es mucho mejor por tanto que en la modalidad a distancia tradicional.
  • Aumento de la comunicación profesor/alumno: La relación entre los profesores y los alumnos aumenta con el empleo de las herramientas de la plataforma virtual. Por ejemplo, la posibilidad que tiene el alumno de disponer de forma inmediata del material que el profesor suba al campus.
  • Aporte de mucha información: Es una potencial herramienta que permite incluir gran variedad de actividades. Por ejemplo, cualquier información relacionada con la asignatura está disponible de forma permanente permitiéndole al alumno acceder a la misma en cualquier momento y desde cualquier lugar.
  • Fomento del debate y la discusión: El hecho de extender la docencia más allá del aula utilizando las aplicaciones de comunicación que la plataforma proporciona permite fomentar la participación de los alumnos favoreciendo así el aprendizaje cooperativo. Por ejemplo, permite la comunicación a distancia mediante foros, correo y Chat.
  • El componente lúdico: El uso de tecnologías como la mensajería instantánea, los foros, chats, etc., actúa como un aliciente para que los alumnos consideren la asignatura interesante. Permite una cercanía al lenguaje de las nuevas generaciones.
  • Fomento de la comunidad educativa: El uso de plataformas virtuales contribuye a la comunicación entre los docentes, de tal manera que fomenta la creación de comunidades educativas en las cuales los formadores compartan materiales o colaboren en proyectos educativos conjuntos.

Colaboramos con

Empleo y Empresa - Agencia Estatal de Colocación